La mediación como método alternativo a la solución de conflictos

mediacion-alternativo-solucion-conflictos

A lo largo de nuestra vida hemos experimentado lo que implica vivir en sociedad, nos apoyamos de otros para alcanzar nuestros objetivos conjuntos. Convivimos con tantas personas con diferentes maneras de pensar y actuar, que es común que se presenten conflictos que interfieran con nuestro desempeño laboral o dañen nuestras relaciones personales.

En muchas ocasiones estos problemas pueden avanzar al grado de llevarse a instancias judiciales, donde se entra en un proceso que termina consumiendo mucho tiempo y dinero para los involucrados, además que comúnmente alguna de las partes queda inconforme con la resolución.

Entonces, ¿existe alguna manera más simple de resolver estos desacuerdos? La respuesta es sí y es a través de la mediación.

¿Qué es la mediación?

La mediación es una alternativa pacífica para la solución de conflictos, es un proceso confidencial que ocurre a través del diálogo respetuoso e inclusivo donde las dos partes afectadas pueden conversar, escucharse, comprenderse y llegar a un acuerdo respecto a las dificultades que enfrentan.

Es importante saber que es un procedimiento no obligatorio. Esto significa que, aun cuando las partes hayan acordado tratar su problema a través de la mediación, no están obligadas a continuar el procedimiento después de la primera reunión si es que no están conformes con lo presentado. En este sentido, son los participantes los que controlan siempre la mediación; la continuación del procedimiento depende de que estos sigan aceptándolo.

El que este proceso no sea obligatorio implica también que no se puede imponer una decisión a las partes; para poder llegar a una solución los involucrados deben aceptarla voluntariamente, de esta manera se intenta evitar que alguno de ellos se vea forzado a firmar o aceptar condiciones que considere injustas o contrarias a sus intereses. En dado caso que las partes no lleguen a un acuerdo, pueden suspender el proceso de mediación y resolver su controversia a través de algún otro medio.

¿Quién interviene en una mediación?

En estas situaciones, es un mediador o facilitador el que ayuda a guiar la controversia. Podemos verlo como el conductor del proceso, que direcciona y orienta sin actuar como un árbitro, ni tampoco como un juez, ya que nunca es él quien resuelve; lo hacen las mismas personas a través de su mediación.

Lo más importante es que esta persona debe estar certificada para el correcto manejo del procedimiento. Debe sea neutral y totalmente imparcial, por lo que no habrá preferencia hacia ninguno de los interesados.

También como forma de asesoramiento, si las partes lo desearan, puede intervenir un experto en el tema a tratar siempre y cuando sea independiente de las partes.

Beneficios de la mediación

La mediación es un procedimiento totalmente pacífico por lo que, a lo largo del proceso, los involucrados pueden negociar sus propuestas hasta llegar a un acuerdo donde los dos estén conformes.

Además, el ahorro de tiempo y dinero cuando se utiliza este medio es totalmente considerable comparado a lo que se podría gastar si la controversia entrara en proceso de juicio.

Probablemente el beneficio más grande y que proporciona una mayor tranquilidad a quienes se someten a este proceso es que el acuerdo al que se llegue se formaliza en un contrato y tiene una validez equiparable a una sentencia judicial, por lo que en caso de incumplimiento se puede actuar de manera legal (spoiler alert: la mayoría de los acuerdos realizados a través de la mediación tienen un alto índice de éxito puesto que se llega a ellos a través de la comprensión y aceptación de ambas partes, así que recurrir a instancias mayores no es necesario).

Mediación y propiedad intelectual

Los problemas que comúnmente se escuchan que se solucionan a través de la mediación son aquellos personales como divorcios, reparto de herencias, disputas sobre quién se queda al cuidado de un familiar dependiente, etc.

En materia de propiedad intelectual supone un reto importante aportar formas para solucionar tan imparcial y eficientemente como sea posible las controversias sin afectar a las relaciones comerciales existentes, por lo que la mediación supone una opción importante para solucionar las disputas en este tema.

Es importante considerar que no todos los conflictos pueden ser solucionados a través de este procedimiento. No se podrán solucionar conflictos de propiedad intelectual sobre asuntos regulados por las normas de orden público, los cuales están reservados para el conocimiento y resolución de los organismos competentes de la administración por mandato legal y constitucional, como por ejemplo, la concesión de un derecho de una patente o marca.

Las controversias que sí pueden ser reparadas por mediación son: todas las controversias que se deriven del ámbito de derechos de autor (obras literarias, artísticas, científicas y software), como disputas sobre titularidad, alcance o permisos de uso.

En el ámbito de la propiedad industrial (patentes, marcas, nombres comerciales, modelos de utilidad, know how, etc.) la posibilidad de solucionar conflictos a través de mediación es más restringida. Se podrá mediar únicamente sobre la titularidad y alcance de los derechos, infracciones y licencias de uso.

¿Dónde acudir para una mediación?

En Nuevo León el organismo encargado de capacitar y certificar mediadores es el Poder Judicial de Nuevo León, quienes cuentan con diversos centros de mediación en el estado, además que pueden asignar al facilitador que llevará la controversia.

Si enfrentas un problema y quieres solucionarlo de manera pacífica a través de una mediación, en Concreta podemos ayudarte a orientarte y llevarla a cabo. Puedes sentirte con la seguridad de que tu proceso será efectuado de manera apropiada ya que nuestro mediador está certificado ante el Instituto de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias desde el 2018.

Recuerda que el acuerdo al que se llegue será elaborado en un contrato y tendrá la misma validez que un juicio, con los beneficios de que podrás resolverlo en menor tiempo y con un presupuesto menor. De esta forma se pueden mantener los vínculos comerciales y personales sin necesidad de llegar a medidas que puedan afectar las relaciones futuras.

En Concreta Legal estamos para orientarte en todo lo referente a tu registro de marcas, el uso de tu slogan y la protección de tus derechos de autor, a fin de que logres tomar una decisión informada y evitar cualquier trago amargo durante todo tu proceso.